¿Podemos clonar animales extintos?

La recontrucción completa hace unos años del código genético de un mamut lanudo nos ha llevado a plantearnos esta pregunta, la cual inevitablemente hace volar nuestra imaginación hacia un mundo en el cual podríamos acercarnos al zoo más cercano a contemplar tigres dientes de sable, osos cavernarios, dodos… ¿Quién sabe? Quizás Spielberg no fuera tan desencaminado en Jurassic Park…

Pues va a ser que no. A pesar de los últimos avances, actualmente es imposible que podamos crear vida a partir de una secuencia completa de ADN guardada en un archivo informático. Esto no quita que, algún día, en un futuro no muy lejano, logre desarrollarse una tecnología que lo permita. Así lo ha pronosticado uno de los integrantes del ambicioso Proyecto Genoma, el biólogo molecular de la Universidad de Pennsylvania, Stephan Schuster.

Entonces, dado el caso, ¿qué otros animales, además del mamut son candidatos a una futura “reencarnación” en la Tierra?

Para comenzar necesitamos la secuencia de ADN completa, si no, es imposible. Teniendo en cuenta que el ADN es destruido con mucha facilidad en cuanto el sujeto muere y se descompone rápidamente, obtenerlo es muy complicado. Es más, incluso si las condiciones fueran ideales, el ADN no sobrevive más de un millón de años. De modo que no, Spielberg, metiste la pata.

He seleccionado 3 especies proclives a ser resucitadas. Para entender algunos conceptos como calidad del ADN y la posible “madre” sustituto se ha creado un nivel numérico que va del 1-5 donde el 5 es la máxima calidad y sustituto posible.

Tigre dientes de sable

  • Preservación ADN: 3/5
  • Sustituto adecuado: 3/5
  •  

    Existen ejemplares en permafrost que podrían ser una fuente excelente para la extracción de ADN. En caso de poderse extraer un secuencia completa, el león africano sería un buen candidato para traerlo a la vida por sus condiciones de vida similares.

     

    Tilacino

  • Preservación ADN: 4/5
  • Sustituto adecuado: 1/5
  •  

    El último “tigre de Tasmania” conocido murió en el zoológico de Hobart en 1936, extinguiéndose la especie por culpa del ser humano. En la actualidad existen diversos tejidos conservados con menos de un siglo de antigüedad, por lo que los genetistas no deberían tener problemas para secuenciar su genoma completo.  El candidato más válido como madre sería el Diablo de Tasmania.

    Pero digo yo ¿traerlos de vuelta para que vivan en estas condiciones?  Hay que plantearse por qué llevaríamos a cabo estas “resurrecciones”… ¿Simplemente porque somos capaces, para demostrarlo? Este en cuestión no parece muy contento… ¿quién nos asegura que sus parientes “resucitados” sí?


    

     

    Rinoceronte Lanudo

     

  • Preservación ADN: 4/5
  • Sustituto adecuado: 5/5
  •  

     El renacimiento de esta especie tiene mucho a su favor. Del mismo modo que con el mamut, existen muchos ejemplares conservados (mejor o peor) en permafrost, y la disponibilidad de cuernos, pelos y pezuñas es una gran ventaja.

    El inconveniente es que los candidatos a madre de alquiler (los actuales rinocerontes) se encuentran en grave peligro de extinción, lo que  supone que la resurrección del rinoceronte lanudo pase a un segundo plano. Hay que establecer prioridades, y antes de traernos lo que ya no está deberíamos tratar de preservar lo que aún tenemos.

    
    Esta entrada foi publicada en Relacionado con la genética e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

    Deixa unha resposta