Cáncer de próstata

Se denomina cáncer de próstata al que se desarrolla en uno de los órganos glandulares del sistema reproductor masculino llamado próstata. El cáncer se produce cuando algunas células prostáticas mutan y comienzan a multiplicarse descontroladamente. Éstas también podrían propagarse desde la próstata a otras partes del cuerpo, especialmente los huesos y los ganglios linfáticos, originando una metástasis. Esta afección puede causar dolor, micción dificultosa, disfunción eréctil, entre otros síntomas.

La enfermedad se desarrolla más frecuentemente en individuos mayores de 50 años. Es el segundo tipo de cáncer más común en hombres. Sin embargo, muchos hombres que desarrollan cáncer de próstata nunca tienen síntomas, ni son sometidos a terapia. Diversos factores, incluyendo la genética y la dieta, han sido implicados en su desarrollo, pero hasta la fecha (2005), las modalidades de prevención primaria conocidas son insuficientes para eliminar el riesgo de contraer la enfermedad.

Síntomas:

– Necesidad repentina de orinar- Dificultad para empezar a orinar- Dolor cuando se orina- Débil flujo de la orina- Inicio y detención del flujo de orina- Una sensación de que su vejiga no está vacía- Necesidad de orinar frecuentemente durante la noche- Presencia de sangre en la orina- Eyaculación dolorosa- Dolor general en su espalda baja- Pérdida del apetito y de peso

Prevención:

No hay forma de garantizar que usted no desarrollará cáncer a la próstata. Las tres recomendaciones son: coma bien, manténgase físicamente activo y vea a su doctor en forma regular.- Limite el consumo de alimentos ricos en grasas. Prefiera frutas, vegetales y fibras para disminuir su riesgo. Alimentos tales como tomates, uvas y melones contienen un antioxidante (lycopenes) que disminuye el riesgo de este cáncer. También ajo, brócoli, coles de bruselas, repollo y coliflor. – El té verde contiene un químico EGCC que también ayuda a evitar esta dolencia. Así como la vitamina E que promete reducir este riesgo entre los fumadores.- Ejercicio regular, aunque no está muy claro, ayudaría a reducir los riesgos de cáncer, incluyendo el cáncer a la próstata

Causas: 

Sobre la base de las observaciones epidemiológicas se han sugerido cuatro causas principales del cáncer prostático:

Factores genéticos: Aunque existen indicios que involucran a los factores genéticos en la causa del cáncer prostático, es difícil separar estos factores de los factores ambientales. Estudios genéticos han mostrado que existe un gen específico del cromosoma 1 ó gen HPC-1 que aumenta la probabilidad de contraer cáncer de próstata.

Factores hormonales: Varias estudios han sugerido que los factores hormonales pueden tener importancia en el desarrollo del cáncer de próstata. Éstos incluyen:

  • – La dependencia de las hormonas andrógenas (masculinas) de la mayoría de los cánceres de próstata.
  • – El hecho de que el cáncer prostático no aparece en los eunucos.
  • – El hecho de que el cáncer prostático puede ser inducido en ratas mediante la administración crónica de estrógenos y andrógenos (hormonas femeninas y masculinas).
  • – La frecuente asociación de cáncer prostático con áreas de atrofia prostática esclerótica.

Grupos de riesgo:

La probabilidad de tener cáncer de próstata aumenta rápidamente después de los 50 años. El cáncer de próstata ocurre alrededor del 70% más a menudo en hombres afroamericanos que en hombres blancos americanos. Los hombres de ascendencia asiática o los habitantes de las islas del Pacífico, tienen las tasas más bajas de incidencia y mortalidad. La probabilidad de padecer este cáncer aumenta en el grupo de los fumadores. El riesgo de padecer el cáncer es más alto en las personas obesas y en personas que se han hecho la vasectomia.

Curación:

Cuando el cáncer ya ha avanzado debe recurrirse a la castración pues las células pueden diseminarse a otros tejidos. Sin embargo, existen otras opciones para erradicar el cáncer localizado. La primera es la prostatectomía, una cirugía en la que se extrae la próstata desprendiéndola de la vejiga y posteriormente del recto. Aunque el pronóstico de curación del cáncer es del 98%, esta cirugía es la más temida ya que pueden lesionarse los nervios erectores que se encuentran al lado de la próstata, causando la impotencia. La segunda es la radioterapia, indicada para pacientes con expectativa de vida inferior a 10 años que no soportarían el riesgo de una cirugía. Consiste en irradiar el tumor alojado en la próstata hasta destruirlo completamente. Las secuelas de la radioterapia son bajas, pues la incontinencia urinaria y la impotencia sexual sólo se dan en muy pocos casos. Hay efectos secundarios como inflamaciones en el recto, el ano y algunas inflamaciones en la piel debido al tratamiento radioterapéutico. Y por último la braquiterapia, una cirugía ambulatoria en la que se implantan isótopos radiactivos. Por medio de una ecografía se define exactamente la anatomía de la próstata y se coloca una plantilla con orificios por los que se introducen las “semillas radiactivas”, yodo radiactivo que hace que las células tumorales del área se mueran.

 

imagen

El cáncer de próstata aparece generalmente a partir de los 40 años. Más del 70% de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata son mayores de 65 años . Éste actúa de manera más rápida o más lenta dependiendo de la edad de la persona; mientras más vieja sea esta, mayores dificultades habrá.

Enfermedad en el futuro:

Se está buscando una solución para el cáncer de próstata pero es muy difícil de conseguir ya que no se saben bien las causas de este cáncer.

 

 

Esta entrada foi publicada en Doctor, doctor e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta