La gripe española

imagen La llamada gripe española surgió entre 1918 y 1919 y se basaba en un virus H1N1. La tasa de mortalidad alcanzó el 2,5 % y 40 millones de personas de todo el mundo perdieron la vida. No hay que olvidar que en ese momento no se contaba con antibióticos, los cuales no atacan a los virus, pero si a las bacterias oportunistas que aprovechan para multiplicarse y crean las principales complicaciones respiratorias.

Sintomas:

-Dolor, especialmente en las articulaciones

-Dolor faríngeo sólo con deglutir saliva con sensación de sequedad en la garganta.

-Tos generalmente seca o no productiva.

-Congestión nasal con estornudos y rincorrea.

-Fiebre con escalofrios. Es alta 38ºC llegando a 41ºC.

-Cefalea fija, no pulsátil, que es solo consecuencia de la fiebre.

-Lagrimeo.

Causas:

Aunque la Primera Guerra Mundial no causó la gripe, la cercanía de los cuarteles y los movimientos masivos de tropas ayudaron a su expansión. Los sistemas inmunológicos de los soldados se debilitaron por la tensión del combate y los ataques químicos, incrementando las probabilidades de contraer la enfermedad.

Fue la primera guerra en la que todas las vacunas conocidas fueron inyectadas obligatoriamente a los hombres en servicio. La mezcla de fármacos venenosos y proteinas pútridas de las que se componen las vacunas tenían todas las características de las enfermedades contra las que habían sido vacunados, fiebre alta, dolor, diarrea, etc. Como el tifus o la neumonía, como la congestión de pulmón y de garganta en la difteria y el vómito, dolor de cabeza, debilidad de la hepatitis y las manchas en la piel de las personas.

Grupos de riesgo:

Grupos de alto riesgo, que son aquellos en los que las complicaciones de la gripe pueden ser graves:

-Mayores de 60 años.

-Menores de 5 años.

-Inmunodeprimidos (diabetes, sida, trasplantados, etc.)

-Con enfermedad grave previa especialmente respiratoria (enfisema, bronquitis etc.) o cardíaca (infarto de miocardio, valvulopatías, insuficiencia, etc.)

Número de casos y distribución de la enfermedad:

La gripe española ronda entre los 50 y los 100 millones. En total el 2,5%  de la población mundial pereció y un 20% sufrió este subtipo del virus de la gripe, cientificamente denominado H1N1.

Se estima que en China murieron 30 millones, aproximadamente el 35% de la población de aquella época, alcanzando una mortalidad del 40% de la población en algunas zonas. En el ejército de China, al menos el 35% de las tropas que se enfermaron murieron. En los Estados Unidos, cerca del 40% de la población padeció la enfermedad y de 800.000 a 900.000 murieron. En Alemania murieron 400.000; en Francia más de 500.000; en Italia murieron más de 600.000. En Alaska (en el pueblo inuit de Fairbanks de los 80 habitantes, 78 murieron en sólo una semana) y en Sudáfrica, murieron comunidades enteras. En Australia murieron 80.000 personas y en las Islas Fidji murió el 30% de la población en solo dos semanas, mientras que en Samoa Occidental el 40%. En Chile murieron 93.000 personas y en cuanto a India no hay cifras oficiales aunque se calculan cerca de 40 millones de muertes.

España fue uno de los países más afectados con cerca de 8 millones de personas infectadas en mayo de 1918 y alrededor de 300.000 muertes (a pesar de que en las cifras oficiales se redujeron las victimas a ”sólo” 147.114).

Curación:

No existe cura para la influenza, los antivirales mitigan sus efectos solamente.

La influenza no mata a nadie, sino la neumonía y para la neumonía sí hay vacuna.

Enfermedad en el futuro:

El posible ”proximo causante”  de una pandemia nivel 5 es el H5N1, o gripe aviar, la cual también provoca la muerte a causa de una ‘tormenta de citoquinas’. El resultado sería mucho peor, ya que los viajes intercontinentales e internacionales se han incrementado enormemente, mientras que la infraestructura hospitalaria, a causa de los modelos de máximo rendimiento económico actuales, ya no estan diseñados para soportar pandemias masivas como en el pasado.

Prevalencia:

En abril de 2009, los CDC (Centers for Disease Control and Prevention), informaron de los primeros dos casos en Estados Unidos de infección humana por el nuevo virus A (H1N1) de la gripe. Para el 6 de julio 122 países ya habían denunciado 94.512 casos de gripe A (H1N1), de los cuales 429 fueron mortales. En Estados Unidos se denunciaron 33.902 casos de los cuales 170 fueron mortales.

Se destaca la prevalencia en hombres, en obesos, especalmente obesos mórbidos, así como la alta frecuencia de embolia pulmonar y de síndrome de daño multiorgánico. Todos tenían lesiones pulmonares graves y requirieron ventilación mecánica avanzada. Existe la hipótesis de que la gravedad del daño a los tejidos, especialmente el parénquima pulmonar, podría ser el resultado de respuestas inmunitarias secundarias del huésped (desregulación de citoquinas activadas por una alta replicación viral).


 

Esta entrada foi publicada en Doctor, doctor e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta