El trastorno bipolar

¿Sabrías decir qué tienen en común: Van Gogh, Leonardo da Vinci, Jim Carrey, Kurt Cobain, Mozart, Edgar Allan Poe, Lincoln, Sting y Britney Spears? Así, a simple vista, puedes pensar: nada. Pues bien, lo que hace que estos personajes sean parecidos es que todos padecían un trastorno bipolar. Sí, eran bipolares.

Mozart

Al contrario de lo que puedes pensar, el trastorno bipolar es una enfermedad que se remonta a la Antigüedad y los cambios de humor de Hipócrates. Muchos estudiosos escribieron sobre el tema a lo largo de la historia, hasta llegar a Emiel Kraepelin, considerado el padre del estudio moderno del trastorno bipolar. El trastorno afectivo bipolar (TAB), también es conocido como trastorno bipolar y antiguamente como psicosis maníaco-depresiva. Es el diagnóstico psiquiátrico que describe un trastorno del estado de ánimo. Algunas de sus características son: estados elevados de energía, de manía, y cambios mucho más bruscos y rápidos de humor que las personas que no lo padecen. Estas características aumentan el riesgo de mortalidad por accidentes y por enfermedades cardiovasculares en los enfermos. Los períodos maníacos y depresivos son cíclicos. La fase maníaca puede presentar: autoestima alta, enfadarse por cualquier cosa, hostilidad o comportamiento irresponsable, entre otras. La fase depresiva presenta: perdida de la autoestima, insomnio, planificación o intento de suicidio, desánimos continuos, y patologías contrarias a las de la fase maníaca. Los ciclos pueden ser mixtos.

Existen dos tipos de TAB:

  • Trastorno bipolar tipo I: se da en aquellas personas que han protagonizado uno o más episodios maníacos. No es necesario que haya aparecido un episodio depresivo.

  • Trastorno bipolar tipo II: Es más frecuente que haya un episodio de hipomanía y otro de depresión y es más difícil de detectar.

Actualmente, el trastorno bipolar no tiene cura, pero puede ser controlado a base de diferentes fármacos y tratamientos. Numerosos estudios han demostrado que la prevalencia del trastorno Bipolar tipo I se sitúa entre el 0,4 y el 1,6 % de la población general. En cambio la del trastorno Bipolar tipo II está en torno al 0,5% de la población y tiene más riesgo de ser contraída en las mujeres.

 

Jim carrey también es bipolar

Ahora que ya sabes más acerca de esta enfermedad, ¿cúal crees que es el futuro del trastorno bipolar? En mi opinión, después de lo que he leído y visto, es una enfermedad que va a ir aumentando su número de casos, especialmente en los países desarrollados ya que llevamos un ritmo de vida en el que cualquiera puede pasar de un estado de ánimo bueno a estar deprimido o enfadado. 

 

Esta entrada foi publicada en Doctor, doctor e etiquetada . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta