Narcolepsia

imagen

 Síntomas: Los síntomas suelen iniciarse en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta y persisten durante toda la vida. Una persona con narcolepsia puede tener una crisis de sueño en cualquier momento y el deseo de dormir sólo podrá resistirlo temporalmente. La persona afectada, en respuesta a reacciones emocionales bruscas (como sentimientos de enfado, temor, alegría, gozo, o sorpresa) puede experimentar una debilidad en las extremidades, puede soltar lo que esté sosteniendo en las manos o puede caerse, pero sin llegar a perder la consciencia. También existen síntomas relacionados con alucinaciones sufridas por el enfermo. La mayoría de los que padecen la enfermedad no poseen todos los síntomas, solo alguno.

Causas: No se ha logrado aún determinar cuales son las causas de este trastorno, sin embargo se ha mencionado que la menstruación, el estrés, algunas infecciones como la mononucleosis infecciosa y también los traumatismos craneales podrían ser algunos de los desencadenantes de esta enfermedad. Asimismo, se trata de una enfermedad familiar, de probable origen genético.

Prevención: No se conoce prevención para esta enfermedad. Los tratamientos básicos para combatir la narcolepsia se basan en anfetaminas o fármacos similares. Estas sustancias pueden causar  hipertensión, alterar el ritmo cardiaco y provocar  ansiedad, además de originar cierta dependencia lo que provoca que el paciente abandone el tratamiento. Actualmente existe otro fármaco, que constituye un tratamiento seguro y eficaz para los pacientes, y además no provoca dependencia. Asimismo, es aconsejable que las personas que sufren narcolepsia tomen descansos de 15 minutos durante el día y eviten consumir comidas pesadas. El descanso nocturno debe ser suficiente para evitar la descompensación en el ciclo del sueño.

Prevalencia: Se han realizado numerosos estudios de prevalencia de narcolepsia en diversos países y grupos étnicos. En Finlandia se estima una prevalencia del 0,026%. Se asume que la prevalencia de la narcolepsia en la población de EEUU y Europa occidental es del 0.02 al 0.18%.  En Japón los estudios estimaron una prevalencia superior, del orden del 0.16-0.18%.

Curación: No existe cura para este trastorno. Únicamente se intentan controlar los síntomas que genera con el tratamiento mencionado anteriormente.

La enfermedad en el futuro: Aunque por el momento se trata de una enfermedad sin cura y con pocas salidas, se espera que en un futuro no muy lejano se consiga luchar contra este trastorno hasta el punto de la desaparición del mismo en el paciente.

Esta entrada foi publicada en Doctor, doctor e etiquetada , , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta