Artritis reumatoide

imagenEnfermedad sistemática autoinmune, caracterizada por provocar inflamación crónica principalmente de las articulaciones, que produce destrucción progresiva con distintos grados de deformidad e incapacidad funcional. En ocasiones, su comportamiento es extraarticular: puede causar daños en cartílagos, huesos, tendones y ligamentos de las articulaciones pudiendo afectar a diversos órganos y sistemas. Aunque el trastorno es de causa desconocida, la autoinmunidad juega un papel primordial en que sea una enfermedad crónica y en la forma  cómo progresa.

  • Síntomas: Aproximadamente en dos terceras partes de las personas que sufren esta enfermedad se inicia de una manera insidiosa (con fatiga, pérdida de apetito, debilidad generalizada y síntomas musculoesqueléticos inespecíficos) que hace muy difícil llegar a su diagnóstico. En un 10 % de los afectados, el inicio de la enfermedad puede ser brusco, con dolor e hinchazón de diversas articulaciones, principalmente las de manos, pies, muñecas, codos y tobillos, que suelen ir acompañados de fiebre, ganglios linfáticos inflamados y aumento del tamaño del bazo. A menudo se observa que el inicio, más o menos lento y progresivo, con dolores articulares (artralgias), inflamación (artritis) y rigidez articular, principalmente al levantarse en la mañana y que suele durar más de una hora, también se acompaña de malestar general, decaimiento, febrículas y cansancio fácil.Conforme pasa el tiempo, que pueden ser meses o años, se van produciendo alteraciones de las articulaciones con deformidades y limitaciones de los movimientos. Aunque lo más característico es la afectación articular, pueden verse afectadas otras estructuras del organismo.
  • Grupos de riesgo:
  1. – TRANSFUSIONES SANGUÍNEAS: Aquellos que han recibido transfusiones sanguíneas.
  2. – EDAD: Aquellos que se encuentran entre los 25 y 45 años.
  3. – SEXO: Las mujeres son un 2.5 a 3 veces más propensas a contraer la enfermedad.
  4. – FACTORES GENÉTICOS: si hay otras personas en la familia con esta condición o con otros trastornos autoinmunes.
  5. – ORIGEN ÉTNICO:- de raza blanca-americano nativo (particularmente de las tribus yakima, chippewa o esquimal)
  6. – PESO: las personas que son obesas tienen más riesgo.
  • Prevención: Tomar mucha vitamina D. En estos momentos las mujeres que toman vitamina D reducen en un 40% el riesgo de sufrir ésta junto con otras muchas enfermedades. También ayuda el pescado azul, verduras, hortalizas, semillas y frutos secos.
  • Prevalencia: Tiene una distribución mundial global o promedio es del 1%. Algunos estudios han encontrado prevalencia aumentada de 5% a 7% que pudieran obedecer a diferencias raciales y metodológicas en los criterios diagnósticos.
  • Enfermedad en el futuro: Se están desarrollando diversos frentes de investigación para conseguir moléculas que bloqueen otros pasos de la cascada inflamatoria, como los bloqueadores de la interleucina 6 y de la interleucina 18 .En esta línea cabe destacar el proyecto SERAP de evaluación de un modelo de atención de la artritis en España, que tiene como objetivo principal demostrar que la correcta puesta en marcha y funcionamiento de las unidades de artritis precoz en los centros hospitalarios, mejora el pronóstico de los pacientes con artritis reumatoide en fases tempranas al facilitar el diagnóstico y tratamiento precoz, optimizando de este modo el uso de recursos a medio y largo plazo destinados al manejo de estos pacientes respecto a la práctica clínica habitual.
  • Causas: La causa de la aparición de esta enfermedad es desconocida. Se han estudiado agentes infecciosos como las bacterias o los virus y, aunque se han encontrado datos sugerentes en algunos casos, aún no hay evidencias que confirmen su implicación. Los especialistas creen que puede tener un origen genético puesto que el propio sistema inmune ataca a las articulaciones porque no las reconoce como propias y por ello se inflaman.
Esta entrada foi publicada en Doctor, doctor e etiquetada , , , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta