El hombre de Cro-Magnon

imagen

Los rasgos destacados eran: una elevada altura (los varones medían 1,80 m), mentón prominente y gran capacidad craneal. Además, el cráneo alargado, la frente alta y la bóveda más elevada que los Neanderthales, las protuberancias supraorbitarias bien marcadas, la cara ancha, la nariz estrecha, apreciable prognatismo, órbitas bajas y rectangulares, y mandíbula robusta con mentón prominente. Las tibias muy aplanadas transversalmente (platicnemia). El Hombre de Cro-Magnon se asoció desde su descubrimiento a la industria lítica. No obstante, esta asociación no se considera en la actualidad de un modo muy estricto. Vivía en cuevas y temporalmente en campamentos al aire libre. Sin que pueda considerárseles sedentarios, posiblemente mantenían un lugar preferente de residencia, que ocasionalmente abandonarían para trasladarse a otro. La forma de vida era cazadora-recolectora. Cazaba en grupo; los animales grandes, con trampas; y los pequeños, con piedras y saetas. Las mujeres recolectaban frutos.  

Esta entrada foi publicada en Sen categorizar e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta