Australopithecus afarensis

imagen

Fue encontrado en 1974, en Hadar, al norte de Etiopía, por un equipo comandado por el paleoantropólogo estadounidense Donald Johanson. Esta región es ocupada por la tribu Afar; de ahí el nombre de la especie.

La especie era bípeda, aunque sus piernas eran proporcionalmente más largas en comparación con los brazos. Asimismo, podemos suponer, a partir del largo y de la ligera curvatura de sus manos y pies, que tenían cierta actividad arbórea, como dormir en los árboles, por seguridad, u obtener comida de ellos. Su pecho no era plano, como el nuestro, sino que se estrechaba agudamente hacia arriba. Estos homínidos poseían cerebros pequeños, aproximadamente del tamaño de los grandes simios (como un chimpancé o un gorila), aunque en comparación con el tamaño del cuerpo eran relativamente más grandes. Sus grandes caras grandes presentaban un hocico saliente y una prominente cresta ósea a lo largo del eje del cráneo. Los dientes poseían un gran tamaño, como en los simios. Sin embargo, y en contraste con éstos últimos, los caninos son reducidos, aunque se proyectan ligeramente hacia delante. La forma del paladar, aunque grande, forma una curva que no es parabólica, como la nuestra, ni de lados paralelos, como en simios. El efecto total es, de todas maneras, más parecido a la mandíbula humana que a la de un simio.

La especie presenta un alto grado de dimorfismo sexual. Los machos medían alrededor de 1,50 metros y pesaban más de cincuenta kilos. Las hembras medían alrededor de treinta centímetros menos, y pesaban cerca de treinta kilos.

La pelvis de la especie tiene un gran parecido a la nuestra, si bien es cierto que el canal de parto era más pequeño que el nuestro y con forma de riñón, ya que el cerebro de las crías es menor que en la especie humana.

Lucy:

imagen

Los primeros restos encontrados fueron los de la mundialmente conocida “Lucy”, llamada así debido a la canción de The Beatles “Lucy in the sky with diamonds”, escuchada en el momento de la excavación. La especie resultó ser bastante antigua, entre 3,5 y 2,8 millones de años, siendo así la más antigua conocida que es con gran certeza antecesora del hombre.

Se trata del esqueleto de una hembra de alrededor de 1 metro de altura, de aproximadamente 27 kg de peso (en vida), de unos 20 años de edad (las muelas del juicio estaban recién salidas) y que al parecer tuvo hijos, aunque no se sabe cuántos. El hallazgo de Lucy, uno de los esqueletos más completos de un mismo ejemplar jamás encontrados, se vio reforzado posteriormente por un grupo de más piezas, incluyendo cráneos, de la misma especie. Este grupo de fósiles de al menos trece individuos es conocido como “La primera familia”.

http://www.youtube.com/watch?v=4uZeaEfOrgk

Esta entrada foi publicada en Sen categorizar e etiquetada , , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta