El planeta Mercurio

imagen

Elementos orbitales:  

-inclinación : 7.004

-excentricidad: 0’20563069

-período orbital sideral: 87d 23’ 23h.

-período orbital sinódico: 115’88 dias

-velocidad orbital media: 47’8725km/s

-radio orbital medio: o’387 UA

-satélites: 0

Características físicas:

-masa: 3,302×1023

-densidad: 5,43 g/cm3

-área de superficie: 7,5 x 107 km cuadrados

-diámetro: 4.879’4 km.

-gravedad: 3’7 m/s cuadrados

Características atmosféricas:

-Presión: vestigios

-Temperatura:

día: 623 k

noche: 103 k

mínima: 90 k

media: 440 k

máxima: 700 k

Composición:

Atómico:

-potasio: 31’7%

-sodio: 24’9%

-oxígeno atómico: 9’5%

-argón: 7’0%

-helio: 5’9%

-oxígeno molecular: 5’6%

-nitrógeno: 5’2%

-dióxido de carbono: 3’6%

-agua: 3’4%

-hidrógeno: 3’2%   

ESTRUCTURA INTERNA

estructura interna

Mercurio es uno de los cuatro planetas sólidos o rocosos; es decir, tiene un cuerpo rocoso como la Tierra. Este planeta es el más pequeño de los cuatro, con un diámetro de 4879 km en el ecuador. Mercurio está formado aproximadamente por un 70% de elementos metálicos y un 30% de silicatos. La densidad de este planeta es la segunda más grande de todo el sistema solar, siendo su valor de 5.430 kg/metro cúbico, solo un poco mas pequeña que la densidad de La Tierra. La densidad de Mercurio se puede usar para deducir los detalles de su estructura interna. Mientras la alta densidad de la Tierra se explica considerablemente por la compresión gravitacional, particularmente en el núcleo, Mercurio es mucho más pequeño y sus regiones interiores no están tan comprimidas, por tanto, para explicar esta alta densidad, el núcleo debe ocupar gran parte del planeta y ademá ser rico en hierro, material  con una alta densidad. Los geólogos estiman que el núcleo de mercurio ocupa un 42% de su volumen total  (el núcleo de la Tierra apenas ocupa un 17%). Este núcleo estaría parcialmente fundido, lo que que explicaría el campo magnético del planeta.

Rodeando el núcleo existe un manto de unos 600 km. de grosor. La creencia generalizada entre los expertos es que en los principios de Mercurio, un cuerpo de varios kilómetros de diámetro (un planetesimal) impactó contra él, deshaciendo la mayor parte del manto original, dando como resultado un manto relativamente delgado comparado con el gran núcleo.

La corteza mercuriana mide en torno a  los  100-200 km. de espesor. Un hecho distintivo de la corteza de Mercurio son las visibles y numerosas líneas escarpadas o escarpes que se extienden varios miles de km a lo largo del planeta. Presumiblemente se formaron cuando el núcleo y el manto se enfriaron y contrajeron al tiempo que la corteza se estaba solidificando. 

ÓRBITA Y ROTACIÓN

La órbita de Mercurio es la más excéntrica de los planetas menores, con la distancia del planeta al Sol en un rango entre 46 millones y 70 millones de km. Tarda 88 días terrestres en dar una traslación completa. Presenta además una inclinación orbital (con respecto al plano de la eclíptica) de 7.

La elevada velocidad del planeta cuando está cerca del perihelio hace que cubra esta mayor distancia en un intervalo de sólo cinco días . El tamaño de las esferas, inversamente proporcional a la distancia al Sol, es usado para ilustrar la distancia variable heliocéntrica. Esta distancia variable al Sol, combinada con la rotación planetaria de Mercurio de 3:2 alrededor de su eje, resulta en complejas variaciones de la temperatura de su superficie, pasando de los 185 grados centígrados  durante las noches hasta  los 430 grados centígrados durante el día. 

AMANECER DOBLE

En Mercurio existe el fenómeno de los amaneceres dobles, donde el Sol sale, se detiene, se esconde nuevamente casi exactamente por donde salió y luego vuelve a salir para continuar su recorrido por el cielo; esto solo ocurre en algunos puntos de la superficie. Por el mismo procedimiento, en el resto del planeta se observa que el Sol aparentemente se detenga en el cielo y realice un movimiento de giro. Esto es porque aproximadamente cuatro días antes del perihelio, la velocidad angular orbital de Mercurio iguala su velocidad angular rotatoria, lo que hace que el movimiento aparente del Sol cese. Justo en el perihelio, la velocidad angular orbital de Mercurio excede la velocidad angular rotatoria. De esta forma se explica este movimiento aparente retrógrado del Sol. Cuatro días después del perihelio, el Sol vuelve a tomar un movimiento aparente normal pasando por estos puntos.

AVANCE DEL PERIHELIO

El avance del perihelio de Mercurio fue notado en el siglo XIX por la lenta precesión  de la órbita del planeta alrededor del Sol, la cual no se explicaba completamente por las leyes de Newton ni por perturbaciones por planetas conocidos (trabajo muy notable del matemático francés Urbain Le Verrier). Se supuso entonces que otro planeta en una órbita más interior al Sol era el causante de estas perturbaciones (se consideraron otras teorías como un leve achatamiento de los polos solares). El éxito de la búsqueda de Neptuno a consecuencia de las perturbaciones orbitales de Urano hicieron poner mucha fe a los astrónomos para esta hipótesis. Este planeta desconocido se le denominaría planeta Vulcano. Sin embargo, a comienzos del siglo XX, la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein explicaba la precesión observada, descartando al inexistente planeta. El efecto es muy pequeño: el efecto de dicha relatividad en el avance del perihelio mercuriano excede en justo 42,98 arcosegundos  por siglo, tanto que necesita 12 millones de órbitas para exceder un turno completo. Similar, pero con efectos mucho menores, opera para otros planetas, siendo 8,52 arcosegundos  por siglo para Venus, 3,84 para la Tierra, 1,35 para Marte, y 10,05 para el asteroide

MAGNETOSFERA

El estudio de la interacción de Mercurio con el viento solar  ha puesto en evidencia la existencia de una magnetosfera  en torno al planeta. El origen de este campo magnético  no es conocido, aunque algunos autores creen que puede ser debido a una corriente eléctrica inducida en las capas exteriores de la atmósfera del planeta por el movimiento de las líneas del campo magnético interplanetario que giran por la rotación del Sol . En 2007 observaciones muy precisas realizadas desde la Tierra mediante radar, demostraron un bamboleo del eje de rotación compatible sólo con un núcleo del planeta parcialmente fundido. Un núcleo parcialmente fundido con materiales ferromagnéticos podría ser la causa de su campo magnético. 

Esta entrada foi publicada en NUESTRO LUGAR EN EL UNIVERSO e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta